Buenos Aires - Argentina   +54 9 4588 1112   baaleitefila@hotmail.com   Lunes a Jueves 14 a 18 horas
+54 9 4588 1112 baaleitefila@hotmail.com Lunes a Jueves 14 a 18 horas

Parashat Ajarei Mot 5782

כִּי־נֶפֶשׁ כׇּל־בָּשָׂר דָּמוֹ בְנַפְשׁוֹ הוּא וָאֹמַר לִבְנֵי יִשְׂרָאֵל דַּם כׇּל־בָּשָׂר לֹא תֹאכֵלוּ כִּי נֶפֶשׁ כׇּל־בָּשָׂר דָּמוֹ הִוא כׇּל־אֹכְלָיו יִכָּרֵת׃

“Porque la vida [alma] de toda carne [ser], su sangre es su vida. Por eso digo al pueblo de Israel: Sangre de toda carne [ser], no comeréis, porque la vida [alma] de toda carne [ser] es su sangre, cualquiera que la consuma será cortado” Vaikra 17:14

En 5 oportunidades la Torah menciona la prohibición de consumir sangre, a saber:

1) En la creación misma de la existencia se autoriza a Noaj y su descendencia el consumo de animales. En la parashá Noaj escuchamos “Áj-basár benafshó damó ló tojélu.” – “mas la carne con su sangre vital (alma) no comerán” (Bereshit 9:4) una suerte de poder reducir el aprovechamiento de todos los vivientes en el mundo de los animales y por supuesto evitar la crueldad. Comer la sangre simboliza el aprovechamiento absoluto de los seres animales.

2) Al comienzo de Sefer Vaikrá se nos indica en 2 oportunidades no comer carne:

  • “Jukkát olám ledoroteijém bejól moshvoteijém kól-jélev vejól-dám ló tojélu” - “Es una ley perpetua para sus generaciones, en todos sus lugares de residencia: ninguna grasa (sebo) ni ninguna sangre comerán” (Vaikra 3:17).
  • “Kól-néfesh ashér-tojál kól-dám venijretá hannéfesh hahi meamméha” - “Toda persona que coma cualquier sangre, esa alma será separada de su pueblo” (Ídem 7:27)

Aquí en la parashá en cuestión nos menciona por 3ra vez (veamos por parte):

  • “Kí néfesh habbasár baddám hí…” - “Pues el alma de los seres (vivos) está en la sangre…” (Ídem 17:11)
  • “…kól-néfesh mikkém ló-tojál dám vehaggér haggár betojejém ló-iojál dám.” - “…ninguna persona comerá sangre, y el extranjero que mora entre ustedes no comerá sangre.” (Ídem 17:12)
  • “Kí-néfesh kól-basár damó benafshó hú…” - “Pues la vida [alma] de toda carne [ser], su sangre es su vida. …” (Ídem 17:14) *
  • “…va'omár livneí Isra'él dám kól-basár ló tojélu…” - “…por eso digo al pueblo de Israel: Sangre de toda carne [ser], no comeréis…” (Ídem 17:14)
  • “…kí néfesh kól-basár damó hí…” - “…porque la vida [alma] de toda carne [ser] es su sangre…” (Ídem 17:14)

3) Y finalmente: “Rák haddám ló tojélu ál-ha'árets tishpejénnu kammáim” – “Sólo la sangre no la comerán sobre la tierra, la derramaréis como agua.” en Devarim 12:16.

De la lectura de esta semana comprendemos que la sangre era una parte esencial de los sacrificios ofrecidos al Todopoderoso, por lo tanto estaba prohibido a las personas utilizar de esa sangre, ya que una de las tareas primordiales del korban (sacrificio), representaba el rociar o salpicar y verter la sangre sobre dicho korban; a diferencia de los caldeos que detestaban la sangre, considerándola impura, y que sólo la comían aquellos que buscaban establecer contacto con los demonios y predecir el futuro. Siendo que esta [práctica de comer sangre] conduce a una especie de adoración de ídolos, es que Di-s nos prohibió su consumo y la escogió como medio para purificar [los impuros] por medio de su salpicadura.

Si tratamos de entender el por qué, en el Séfer Hajinuj, el Rabino Aarón ha-Leví de Barcelona, quien interpreta asuntos en cuanto al consumo de alimentos prohibidos, agrega al respecto del consumo de sangre que existe allí una suerte de adquisición de un atributo negativo, un mal temperamento, llamado crueldad. Pues las bestias tienen espíritus, que los sabios llaman espíritu viviente, queriendo decir que no es un espíritu inteligente, aludiendo a que Di-s creó todas las criaturas inferiores para el hombre, ya que sólo él entre todos ellos reconoce a su Creador. Y así, si un hombre come sangre, habrá densidad y tosquedad en el espíritu del hombre, tal como la bestia es densa y tosca.

Entonces, es importante que sepamos que hay una orden, una ley del HaKadosh Baruj Hu, donde Él estableció que está prohibido comer sangre, entonces nuestra aproximación a las mitzvot - preceptos- pasa por esa regla tan trascendente e importante. Así como lo explica Ramban: “una criatura que posee un alma no debe comer otra criatura con alma, porque todas las almas pertenecen a Di-s”.

* Nos dice el Ramban en su explicación al pasuk 14 que es posible explicar la palabra benafshó de la siguiente manera: Aquí este término significa "en su cuerpo" (no “en su alma” o en “en su vida”), declarando así la Escritura: “porque en cuanto a la vida de toda carne, es la sangre en su cuerpo”. La sangre es la vida misma, es decir, que ambos se han convertido en una sustancia inseparable, para que no puedas nunca hallar sangre sin vida ni vida sin sangre, como se sabe del aire que se origina en el corazón (El sentido aquí es claramente “la fuerza del latido del corazón” bombeando la sangre. En la erudición medieval se explicaba como el elemento aire que se origina en el corazón y que a su vez suministra la sangre y sustenta a la persona) que es donde proceden todas las disposiciones [del hombre], suministrando la sustancia que da nutrición y hace sangre, y es la sangre la que a su vez la crea y la sostiene.

[powr-social-feed id="458aade3_1628792444"]

Idiomas

Luaj katán

28 May 2022
27° Iyyar, 5782
28 May 2022
4️⃣2️⃣ 42° día del Omer
28 May 2022
Parashat Bejukotai
28 May 2022
✡️ Shabbat Mebarjim Jodesh Sivan
29 May 2022
28° Iyyar, 5782
29 May 2022
Iom Ierushalaim